Servicios visuales personalizados

Examen Visual Personalizado

¿Quieres saber por qué eres miope o hipermétrope? ¿Te han dicho que tienes astigmatismo y no sabes lo que es? ¿Te gustaría saber por qué tienes que alejar el texto para ver mejor de cerca? ¿Te duele la cabeza y crees que es por la vista? Si has respondido afirmativamente a estas interrogantes, aquí te explicamos de manera sencilla cuáles son los defectos visuales más comunes. Además, realizamos evaluaciones de la visión binocular, amplitud de acomodación, desviaciones oculares latentes o manifiestas (tropias, forias…), entre otras pruebas.

 

– Miopía: en el ojo miope, la curvatura y el tamaño excesivos del globo ocular determinan que los rayos de luz converjan antes de llegar a la retina. Debido a esto, los objetos lejanos aparecen borrosos, mientras que los cercanos se perciben correctamente.

 

– Miopía escolar: las miopías aparecen durante la edad escolar como reacción a las tensiones, visuales y posturales, del trabajo prolongado en visión de cerca. Muchos niños, para reducir la fatiga visual, desarrollan una miopía para ver de cerca con menos esfuerzo, pero pierden visión o agudeza visual de lejos.

 

– Hipermetropía: el ojo hipermétrope se caracteriza porque su longitud es demasiado corta para la “potencia” de la córnea. Por este motivo, los rayos de luz llegan a la retina antes de converger. Para las personas hipermétropes, los objetos lejanos aparecen nítidos, mientras que los cercanos pueden aparecer borrosos. Sin embargo, muchos hipermétropes precisan corrección ocular para poder ver correctamente a todas las distancias.
Las hipermetropías leves no suelen detectarse en los controles escolares y pueden repercutir muy negativamente en el rendimiento escolar.

 

– Astigmatismo: está originado por una curvatura anómala de la córnea (en forma de balón de rugby), que hace que los rayos de luz se enfoquen dentro del ojo hacia distintos puntos de la retina, dependiendo de su orientación. De esta manera, los objetos aparecen borrosos a cualquier distancia. Este defecto visual suele ir acompañado a su vez por hipermetropía o miopía.

 

– Presbicia: la presbicia, del griego “ojo envejecido”, está causada por un envejecimiento y endurecimiento natural del cristalino, una lente transparente en la parte anterior del ojo que sirve para focalizar en la retina los rayos de luz. A partir de los 40 años, el cristalino se engrosa y empieza a perder su elasticidad. Gradualmente, el control del músculo ciliar disminuye y se incrementa la dificultad para enfocar objetos en visión de cerca. A parte de la visión borrosa, también ir acompañada de agotamiento visual y el alejamiento de los textos cuando se dispone a leer.

– Retinografías: Además, si lo deseas contamos con una plataforma de telemedicina a través de la cual podemos evaluar el fondo de ojo en colaboración con un equipo de oftalmólogos. 

– Topografía corneal: Mapeado punto a punto de la superficie corneal para detectar cualquier anomalía ectásica (Queratocono), degeneración marginal pelúcida o evaluar la superficie en un caso de Post- Qx LASIK, entre otros. 

 

– Tonometría: Evaluar la tensión ocular mediante tonómetro de aire de no contacto.